1 de diciembre de 2005

Un soneto





Descabeza el sueño un viejo sabio
cuando llama a la puerta una dama,
vestida de blanco y sonrisa en calma,
de blanca alegría hablan sus labios.

Se le agolpan al anciano los resabios
de dolores malditos que no encajan
en mentira de mujer cuando su alma
sólo acumula lágrimas y agravios.

"Tu blanco a mi oscuridad tortura"
"Deja que mis labios tu alma calienten"
Con un sólo beso se transfigura

en blanco polvo la carne doliente,
la piel del sabio en luminosa aurora
¡Tan dulce fue el beso de la muerte!




4 comentarios:

chache dijo...

Mu bonito, :)
Aqui hay mucha cultura pa un isnorante d ela vida como yo, :P
Un besin

Rosita Fraguel dijo...

Zi ome!! Anda ya!!

Malegra que taya molao!

Perfecto Cuadrante dijo...

A mi es que el corte oriental en poesía... pero pese a todo eso, está bueno

Rosita Fraguel dijo...

Ome, oriental oriental... la foto! :P ¿Encuentras ese toque también en el contenido?

Me alegro de que pese a todo te mole :)

Un besote