30 de junio de 2007

Fragmento

Un sabio en una multinacional reparte el correo entre los empleados. Una secretaria disfraza de expediente un poema. Los números destruyen las vidas de unos cientos. La palabra se congela en la repisa de un laboratorio genético. Es el adviento del desastre. Los cuervos graznan. El aleph, bajo el peldaño, parpadea y ya no hay Nada.

2 comentarios:

pupupidu dijo...

Como siempre, muy bonito tu fragmento surrealista ... ;o)

Maxtonso dijo...

De surrealista nada. Tan solo se inspira en lo que te tiene a su alrededor por las mañanas en el trabajo. ¿Qué no?

Un beso muy fuerte, guapa.