18 de mayo de 2008

2 comentarios:

Gufete dijo...

¡Vaya caraaaaaa! Si es que hay que quererloooooooooo

Lo que no cuenta la fotógrafa es cuántos intentos tuvo que hacer hasta conseguir una foto decente del puñetero perro :P

Max dijo...

Siendo un perro un poco inquieto, una jartá, está claro.

Pero desde luego hay que reconocerle que tiene una cara muy graciosa.

Besos