21 de mayo de 2008

El guernica



No descubro nada al recordar que el objeto del arte es la transmisión de un mensaje: un artista será tanto mejor cuanto más hábil sea al hacer llegar al receptor ese mensaje.

Recuerdo perfectamente la sensación que me produjo El Guernica en el Reina Sofía (al fin y al cabo la visita a un museo es ir a la caza de sensaciones que uno debe atesorar): tuve que apartarme del grupo de turistas que se amontonaba frente a la pintura, angustiada por la fuerza de la rabia, la impotencia, el dolor... Un mensaje clarísimo, hecho llegar al espectador de forma brutal.

Ojalá que además de recibir este mensaje estético aprendiéramos alguna que otra cosa...

1 comentario:

Max dijo...

He visto ese video entero y es una auténtica pasada.

Y mira que a mi no me gusta mucho la obra surrealista, pero es que ésta impacta y mucho.

Un beso desde el trabajo en día de fiesta...