12 de marzo de 2007

Tombuctú

Me cuesta tanto hablar mal de los libros que no me han gustado que habitualmente ni los nombro por aquí. Lo que marca la diferencia esta vez y me obliga a hacer un pequeño comentario es que realmente esperaba que éste me gustase.

Tengo una imagen mental de lo que espero encontrar cuando voy a leer algo de Paul Auster y esa imagen es muy concreta y no, en ella no encaja este libro por más que lo intento. Para colmo, busco y busco en Internet críticas de lectores y a todos les gusta "Tombuctú", así que, o me acojo al famoso mantra "la opinión general es siempre la peor" (gafapasta total :P) o hago un ejercicio de autoevaluación como lectora y me pregunto si no estaré equivocada. Supongo que este post es ese ejercicio, quedo a la espera de que alguien me ilumine.

La historia, que es catalogada por muchos de original al ser narrada por un perro (?), discurre por caminos llanos (¿no demasiado?). La prosa es fluida y demuestra el oficio del autor, pero nada más. No ocurre nada inesperado. Es una historia dulce (demasiado, sin interrogaciones).

Me ha costado un verdadero esfuerzo terminarlo y es que la esperanza de que un giro final e inesperado dotara al libro de un valor que no he encontrado, me empujaba a no abandonar. ¿Qué sé yo? Un final que lo convirtiera en "Le petit prince" de las letras americanas o algo así, pero nada.

El título de connotaciones manidas me deja en la sospecha (y no sé si me estoy volviendo ya demasiado excéptica) de que la mano de un editor con ganas de hacer caja anda por ahí en medio y que un plazo de entrega demasiado ajustado ha hecho también su parte.

Y que conste que no tengo en ningún altar a Auster y que no tengo ninguna razón para defenderle (ni siquiera en mi fuero interno que es donde menos defensas tiene cualquier autor, WHUAAAA WHUAAAAA), es simplemente que no comprendo como el mismo autor puede escribir "Ciudad de cristal" y "Tombuctú".

Lo dicho, no me ha gustado. Quizá alguien me convenza de que estoy equivocada pero seguirá sin gustarme, me temo.

3 comentarios:

agente_naranja dijo...

Hola guapa.

Aquí va la aclaración a Tombuctú que pedías, cortesía de Reseñas Naranjas Gúsidas Reunidas.

Veamos. No me parece en absoluto el mejor libro de Auster, eso sin duda. Sin embargo, me parece bastante curioso que cuente la historia como un perro-humano (porque seamos sinceros: esa mente es la de un humano, o al menos un humano atrapado dentro de un perro). Siempre me han encantado los perros, hasta el punto de quedarme embobada por la calle cada vez que veo uno. Y la verdad es que me gustó leer una novela en la que un perro, y las necesidades normales de un perro (comer, dormir seguro, no ponerse enfermo, tener a alguien que le quiera), son el centro de todo. A veces viene bien leer una novela en la que se reivindican las cosas sencillas como clave para la felicidad.

Besotes

Miguel Angel dijo...

Vaya, vaya...

Me he leido todas las novelas de Auster y estoy contigo que ésta es la peor de todas. Simple, tontorrona, ...la menos Austeriana.

Rosita, te recomiendo que leas encarecidamente "El pais de las últimas cosas" para limpiar tu opinión de Auster. Novela corta, pero directa.

Un beso
Miguel Angel Ramos

Rosita Fraguel dijo...

Pues me apunto la recomendación porque aún estoy aún con el pellizquito...

Ya te contaré a ver qué me parece ;P

Un besazo enorme :)